jueves, 22 de septiembre de 2011

EN ROMANCE. POETAS DE HOY

Este rincón cobijará algunos poemas que se han quedado prendidos en mí durante los últimos tiempos. Unos están en gallego, otros en portugués y los hay  en castellano, claro. Tal como los encontré los dejo.  Bien decía Miguel de Unamuno cuando recomendaba a sus compatriotas que se esforzaran y leyeran en las demás lenguas de estirpe románica. Y es que si se posa el oído  en el hondón germinal de la lengua se percibe la veta primordial única.
Nunca olvidaré el estremecimiento que sentí al descubrir en el  "apurar" portugués el mismo sentido del calderoniano " Apurar,  cielos, pretendo, ya que me tratáis así, qué delito cometí contra vosotros naciendo", del  atribulado Segismundo.
 
 
Cecilia Quílez
Vísteme de largo  (2010)

De pequeña soñaba con un vestido largo.
Necesitaba un cuerpo que lo envolviera.
Ahora necesito otro cuerpo
y otro vestido que ponerme

---------------------

El árbol desnuda la luz.
Hay un ciprés en cada reclinatorio
Uno a los pies de la cama de una habitación.
Tú te arrodillas cada noche y esperas que el error
desnude la exactitud del canto de las ballenas.
La lluvia te recuerda la belleza de un glaciar.
Algunas criaturas perciben la melodía de las ramas en otoño.
Viven a la sombra del corazón de una ballena.
Esperas al alba y escribes una plegaria
que ahuyente a los cazadores clandestinos.
Sólo los naúfragos sueñan con árboles.

   Palabra  hipnótica la de Cecilia Quílez.  Su verso zigzaguea por la psique desbrozando imágenes de vivaz cromatismo. Un mundo primordial chisporrotea  con  voz  de equívoca ingenuidad.


Antonio Domínguez Rey
Como rostro que surge (1999)

Curva del tiempo

Me exilia una palabra
errante y otra, anónima,
me preludia y condensa.
Y giro y ruedo, caigo
en la penumbra maga
de tu poema, instante
de huecas vibraciones
en fragmentos.

   Porque sólo en apariencia es breve; seguramente fue por eso por lo que elegí este poema, abierto, interpelante, recurrente. Y porque somos voz.

Antonio Ramos Rosa
A imagem e o desejo (1998)


As palavras  e o desejo

Por vezes perdem a sombra
e rodam pálidas sem a seiva do vento.
Raramente vêm carregadas de frutos, de pedras e flores
ou apenas do seu silêncio de fogo.
Quando as línguas indolentes nos envolvem
na espuma das suas sílabas
é que os olhos do mundo nos olham através das imagens
e o enigma se aproxima silencioso e cúmplice
do nosso abandono deslumbrado
no volume côncavo do tempo.
Mas por vezes as palavras já nâo reflectem  qualquer luz
e descem por escadas negras
até às primeiras águas e às redondas sombras
em que o silêncio é o puro silêncio sem imagens.


No sé qué me llevó a espigar  precisamente esta composición. Todos los libros de Antonio Ramos Rosa son límpidos. Su poesía versa sobre el silencio y la creación.  Nació mirando el mar  y el cielo juanramonianos, en Faro, cerca de Huelva.



           Fernando Esteves Pinto 
      O tempo que falta

            Um dia para Olga (1972-1993)

Viveste cada dia como se arrumasses
pequenas coisas numa mala e um dia
partiste. Vazia e devastada ajoelhaste
como pudeste, e de nada te valeu erigir
uma fortaleza contra a tua desgraça.
 
Lembro-me da tua mensagem:
Protege a tua inocência e observa o risco.
Dá grande  força ao teu corpo e fortifica 
muito a tua coragem.

Contigo dividi a cama, o covil, 
o asco e os adversários.

Mas nâo devemos agradecer-nos  por agora.
Nem te alegres porque nada está pago ainda.  


Fernando Esteves es de Cascais,  la bella ciudad, junto a Lisboa,  donde el agua del  mar está fría, fría; pero yo lo conocí en Faro, este verano. Y me sorprendió la pureza de su poesía conversacional,  su prosaísmo sutil y el tono justo y compasivo que desprenden los poemas de O tempo que falta,  dedicados a mujeres malheridas en el cuerpo y en el alma, reflejo de las que, desde niño, el poeta vio deambular por la playa.

Margarita Hernando de Larramendi  
Las palabras perdidas 
(y otros poemas) 

Penélope

No os doláis por mí
     amigos míos
ni os preocupéis pensando en mi tristeza
o en mi razón perdida.
Sé muy bien que entre mis manos la vida se desliza
-y conozco su esencia-
por eso juego con sus hilos,
porque sé que cuando llegue el día
-y llegará, os lo aseguro, llegará-
los dioses detendrán mi labor en el momento justo
y no habrá cabos sueltos
en el cumplido manto de mi felicidad.



Este poema es elegante, como su dueña,  y como su protagonista.  No dudé en escogerlo  porque pensé en  Homero, el poeta de los poetas, con su verso formulario,  el primero y, a la vez, la cima de la poesía griega, me decía hace poco con sabiduría  el profesor mexicano Pedro Tapia Zúñiga, quien acaba de traducir  los doce primeros cantos de la Odisea.

Ánxeles Penas 
Perfís e poéticas

Testamentaria pluma,
es ti a quen pon signos e letreiros ao soño das nosas mudas vidas,
entra, pois, pluma, ao pozo do silencio!
fai que falen as linfas lutuosas e opacas,
dálles escuras  azas e un bambán intempóreo
que se arrole no berce da luz alumbradora

Molla modula escribe desenterra sementa rega descobre
inventa...alfabetos e linguas
Quizais algo inmortal, aínda non dito, agrome e alente claridades
e ao peitoral ascendan as palabras aurora 


Fue la gallega lengua de poesía por excelencia en la Península.  Para mí lo sigue siendo; y la de Ánxeles es tan singular y evocadora como su escultura esbelta y alfabética. Me gusta la veta clásica de este poema casi epigramático, su apóstrofe a la pluma, canto, en fin, al grito inaugural, a la escritura fecundante y a la emergencia del alba.


 Mabel Salido 
 La piel del tiempo
Segur en la sazón 

La segur corta
justo aquello que sobra
en la hierba, en la vida,
en la obra arraigada,
cuando es tiempo.
Oigo su tajo espléndido
y aunque no siempre
acierta, ni sabe cómo obra,
sé que tiene su oriente.
Solo si llega tarde,
se abalanza y cercena, con saña,
sin medida ni tiento.


Imponente, de verdad, se  me vuelve este poema augural cuando lo leo en voz alta, como pide su sentido ambiguo, amenazante, aunque también renovador.  Percute como cierto Poe y reverbera  con eco de salmo.






Miguel Anxo Fernán Vello
Les certitudes du climat
Instante 

O SOL REBRILLA LIMPÍSIMO NOS VIDROS
como se a luz nacese de repente no ar;
cicatriz amarela, a brasa recente do ollo
que é un clarón  suspenso no ceo.
Antes a chuvia era un remuiño imantado
de mar gris e poeira azul,
un sabor a seiva e ferro doce
sentindo o beizo frío da terra no corpo.
Mais como un golpe seco de incendio
quebrou o clima a súa raíz, alento
dunha fenda entre tremor e sombra,
a sílaba  sonámbula do vento na distancia.
E un disturbio de luz, un centro pleno
e queimazón e tempo,
entrega agora a súa chama inmediata,
o instante nu, a claridade viva
entre o pracer e a dor
cando arde, florecendo a pureza,
unha flor nova na sangue.


Estremece la musicalidad plástica de este poema, reflexivo, extático y sensual, culto y transparente; y todo lo que dice en unos pocos versos.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

ARNULF RAINER EN LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN FERNANDO

     La savia de Francisco de Goya es de verdad proficua. En Amsterdam,  acaban de desvelarnos un nuevo retrato oculto;   bajo el de Ramón Satué, los instrumentos técnicos punteros descubrieron a José de Bonaparte, plasmado, es de suponer, antes de que decayera su poderío.
Entre tanto,  el talento y vigor inmarcesible del  pintor continúa inspirando y nutriendo la veta creadora de muchos  artistas de varias latitudes, en  todas las ramas de las bellas artes.