miércoles, 16 de enero de 2019

PRÓXIMA ESTACIÓN! ATOCHA. FUERA ESTACIÓN DEL ARTE

https://www.change.org/p/se%C3%B1ora-consejera-de-transportes-de-la-comunidad-de-madrid-pr%C3%B3xima-estaci%C3%B3n-atocha-fuera-estaci%C3%B3n-del-arte?recruiter=31723651&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition&utm_term=share_petition

DE ATOCHA Y MI PETICIÓN. RETALILLO CERVANTINO PARA LA CONSEJERA DE TRANSPORTES DE LA COMUNIDAD, POR SI LO LEYERE

Estos del chanje (lo escribo así para que no me endilguen el anuncio de marras) me están haciendo piel  de zapa.  Hay 57 firmas. La petición la habéis compartido al menos cinco veces. No me cuadra esa exigua cantidad de firmantes. Solo me informan de higos a brevas diciendo "Has conseguido que firme una persona". No puedo ver quiénes lo han hecho. Cuando intento enviar el texto por correo me da error. Me atosigan para que pague con la promesa de promocionar la petición; me piden que me haga socia si confío en ellos. ¡Quia!
En fin, que de trigo limpio nada de nada, que son unos desparpajados estos del chanje, y que habrá que perseverar, porque la cosa es seria y el nombrecito que me toca ver cada día más de una vez se las trae.
Ayer, yendo a Cuatro Caminos desde Atocha,
-lo siento, consejera,  de mi boquita no saldrá tamaña cursilada- comentaban, perplejas, las buenas gentes ¿qué estacíón es esta? Esta, Atocha, de toda la vida, vamos. Eso digo yo, terciaba otro viajero, alma buena, también.
¿De cuándo acá se ha confundido nadie, como usted, torticera, se ha inventado? ¿No tenemos Gran Via y Carrera de San Francisco, Ronda y Calle de Atocha?
Es usted quien no tiene más que cuadros y números trabucados en la cabeza. Los vecinos y los turistas sabemos movernos sin su ayuda, máxime si nos va a echar una mano coceando los nombres que nos orientan y evocan lo que fue y sigue siendo en cierto modo nuestra ciudad.
¡Castigada a leer a nuestros clásicos, señora consejera!
De haberlo hecho antes no se le hubiera ocurrido semejante dislate. Pero quizá tampoco se dedicaría a la política, que no deja tiempo ni sosiego para la lectura.

sábado, 12 de enero de 2019

12 DE ENERO, 1963, BUENOS AIRES. CULMINA LA AUTOMORIBUNDIA DE RAMÓN Y COMIENZA SU VIDA ETERNA

                   
Hoy es 12 de enero. Soy Rebeca, y aún no me has encontrado, Ramón. Bien sabes o has de saber que Leonor no es Rebeca. En la búsqueda está la gloria, quizá.
Todos deseaban, pero a ninguno se le cumplían los deseos. Es condición de la naturaleza humana, dice Cervantes, y yo lo suscribo, porque don Miguel y Ramón son los dos escritores más reivindicadores 
de la mujer. Lo siento. No puedo decir que son feministas porque se ha malbaratado esta voz, y me pasa como le ocurría con ella a Rosa Chacel, que se soliviantaba al oírla. Cuando las palabras no están en forma, decía Ortega, hay que ponerlas en almoneda.

viernes, 11 de enero de 2019

ATOCHA TE QUIERO, NO ESTACIÓN DEL ARTE, QUE NO, QUE NO

Señora consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid: Próxima estación, Atocha: fuera Estación del Arte - ¡Firma la petición! chng.it/YF4RpXwB vía @change_es

domingo, 6 de enero de 2019

DUBLINESA

De vueltas y a vueltas con el puente de Samuel Beckett, porque me gusta lo que escribe Kenit, con tanta gracia, en especial el cuentecito epifánico del parto. He tomado distintas vistas de los tirantes y el arpa, que eso es lo que yo veo, y no un costillar, como dicen los comentaristas de los puentes de Calatrava. Aquí, en Dublín de trotaparques me vuelvo trotapuentes. El caso es que por este vistoso puente se ha visto - o eso se rumorea, al menos- pasar a Vladimiro y Estragón, que iban camino de su arbolito; junto a él siguen aguardando, como Ramón buscando a Rebeca y yo esperando ver mañana, al cruzar el otro puente, O’Connell, el caballo blanco. Porque es la noche de la cena de Los Muertos, en Wynns Hotel.
Todos deseaban, pero a ninguno se le cumplían los deseos: es condición de la naturaleza humana, dice Cervantes en el Persiles, maravilla de las maravillas, tercera y cuarta parte de Quijote, con Odiseo y Simbad, la preciosa historia del portugués enamorado, y tantos lances, personajes malos de verdad, como Clodio, y una lengua y un pensamiento inisuperables por su belleza y acuidad.






viernes, 4 de enero de 2019

LLUVIA FINA, POR LUIS LANDERO

A los treinta años de Juegos de la edad tardía, la obra maestra de Luis de Landero y una de las mejores novelas españolas del siglo XX, y a los diez años de la publicación de El hombre inmaduro, otra de sus grandes obras, llega una novela de bello y ambiguo título. Ya me ocuparé a fondo de ella cuando la lea, pero de momento me regocijo de pensar que hay una novedad, de tantas que vocean las editoriales, que me atañe, con la que disfrutaré de lo lindo.
 Luis Landero es el mejor prosista español, el mejor narrador y el maestro del humor de buen gusto y buena índole.
 Su escritura es personal, cálida, cercana y exigente, potente, hermosa, con aliento clásico. Landero no se deja llevar por modas ni ramplonerías de ninguna clase. Construye sus tramas como un artesano de buenhacer, ya sean complejas, como en Juegos, novela polifónica,con unos diálogos memorables, de idas y venidas en el tiempo, con una fecha clave que martillea o más sencillas - que no quiere decir más fáciles- como en el monodiálogo del Hombre inmaduro, protagonista sin nombre, como El hombre perdido de Ramón.  
Con un mundo propio que conocemos sus lectores desde Juegos, Luis Landero es un escritor que maneja las tramas y los detalles, construye personajes -masculinos casi siempre-memorables,  y no solo los protagonistas, y escribe con encanto, como los mejores clásicos del Siglo del Oro. Al leerlo, y eso es un un síntoma inequívoco de que es un grande, recordamos a los mejores escritores y a los grandes pensadores existenciales del siglo XX, a veces a Albert Camus (por ejemplo en Absolución)a Ortega y Gasset con mucha más frecuencia (El balcón en invierno, El hombre inmaduro), porque el fondo de su reflexión es rico en lirismo raciovital. 
A diferencia de Unamuno, que escribía novelas para exponer su filosofía, Landero cuenta y crea personajes desiderativos, que son habladores, tienen que vérselas con los embates de la vida, se rebelan contra la angostura y pequeñez de su circunstancia y se afanan, inútilmente, por ser más de lo que son. Y de esta suerte filosofan a su manera, aunque no sepan que lo están haciendo, porque razonan, ponderan y sopesan lo que son y lo que querrían ser, contra toda esperanza, las más de las veces. 
Pienso en El mágico aprendiz, deliciosa novela de pobres gentes, y , cómo no, en Juegos de la edad tardía, donde está de pleno el universo narrativo landeriano, por más que tal vez  con La vida negociable haya ampliado algo su repertorio de protagonistas  al incorporar a Hugo, tipo matonil de ribetes canallescos.



(Continuará con mi reseña en El Imparcial)

martes, 1 de enero de 2019

¡REBECA!

Señoraes tertulianaes de primero de ramonismo, empezad con ¡Rebeca! lo antes posible. Es una novela preciosa, que hay que saborear. El narrador nunca rompe el pacto de complicidad con el lector, y le aclara muchas aparentes oscuridades, pero hay que ir despacito para no perderse en los deliciosos vericuetos, giros y virajes que abandonan, por un ratito solo, la trama central, muy ramoniana. Vimos otras versiones  en La mujer de Ámbar y La viuda blanca y negra, pues se trata de la búsqueda anhelante de la mujer amada, aquí un ideal: ¡Rebeca! Ánimo y a disfrutar a mansalva de la lengua de Ramón, y de su muy singular mirada de lo pequeño cercano.

P.S. En "Cosas de Pombo. Nuevos lunáticos", publicado en Estampa el día de San Antonio del 1936, nos presenta Ramón a don Ignacio María de San Pedro, "Sumo Pontífice hispanoamericano del naturalismo universal, y, además, inventor de Cristobalia".[...]
"Cuando en las conversaciones alguien se olvida y dice América, él grita sulfurado:
-¡No! ¡Cristobalia!
[...] Aprovecha cualquier pausa para largar un discurso, que siempre comienza con la palabra "Señoraes"...Yo soy un dictablandador...
[...] "Entonces coge su sombrero y su cucurucho y se va, diciendo ese plural de su invención en que están comprendidos los dioses y las diosas"
- " ¡Adiosaes!

Color de diciembre y otras cosas, (ed. Ricardo Fernández
Renacimiento, Sevilla, 2018.

ADIÓS AL 2018 EN EL REAL JARDÍN BOTÁNICO

Mientras oigo por la radio el concierto de Año Nuevo de Viena, copio este texto mío que anda por ahí, para que no diga mi amiga Carmen que tengo abandonado el blog-bloc. Por eso queda así, a modo de estrofa. ¡Qué vamos a hacerle!